Historia de Tradición y Sabor desde 1959

Panificadora Llanense

La Llanense, Panificadora desde 1959
La Llanense, Panificadora desde 1959

En La Palma, Islas Canarias, surge una historia tejida con harina, agua y tradición. En el Valle de Aridane, un grupo de visionarios panaderos, Leopoldo Lorenzo, Argelio González Morín, Anacheto Fernández Jerónimo, Manuel Mederos Perera, Nicolás Rodríguez Díaz, Rafael Cabrera Rodríguez, Enrique González Hernández, Pablo Pérez Fernández, Fermín Hernández, Teresa Martín González y Bárbara Rodríguez, decidieron en 1959 dar un paso adelante en su oficio. Unificaron sus pequeñas panaderías bajo el nombre de Panificadora Llanense S.L., marcando un antes y un después en la industria panadera de Los Llanos de Aridane. Este movimiento no solo buscaba modernizar las instalaciones existentes, sino también conservar la esencia de la panadería tradicional, adaptándola a los nuevos tiempos.

Desde su fundación, Panificadora Llanense S.L., conocida cariñosamente por los locales como “La Llanense”, ha sido más que una empresa; se ha convertido en un pilar de la comunidad aridanense. Su compromiso se ha extendido más allá de la producción de pan, manifestándose en actos de solidaridad que han dejado huella en la historia local. Uno de estos actos se remonta a enero de 1970, cuando, ante las adversidades climáticas que aislaron al caserío de El Puerto de Tazacorte, La Llanense se esforzó por asegurar que el pan, un alimento básico, llegara a cada hogar, demostrando así su inquebrantable compromiso con la comunidad.

Otro ejemplo destacado de su servicio comunitario era la apertura de sus hornos a los vecinos, permitiéndoles elaborar dulces y otros productos para consumo propio o para contribuir a la economía familiar. Solo se pedía a cambio la leña necesaria para encender los hornos, fomentando así un sentido de colaboración y apoyo mutuo que han fortalecido los lazos dentro de la comunidad.

Noticia Diario de Avisos del 24 enero de 1970
Noticia Diario de Avisos del 24 enero de 1970

En línea con su filosofía de innovación y servicio, La Llanense ha adoptado recientemente una nueva dirección, la de incluir productos para personas celiacas en su oferta. Este enfoque hacia la inclusividad alimentaria subraya el compromiso de la panificadora con atender las necesidades de todos los miembros de la comunidad, asegurando que nadie se quede sin disfrutar del placer de un buen pan.

Hoy en día, La Llanense se enorgullece de contar con una moderna fábrica en Los Llanos de Aridane, extendiéndose sobre 2.500 m² de instalaciones, donde un equipo dedicado trabaja incansablemente para mantener la tradición panadera, al tiempo que abraza la innovación y la responsabilidad social.

Bienvenidos a nuestra historia, que es también la historia de todos los que forman parte de La Llanense.

Close Search Window